Perspectivas


Adiós a la ciudad donde los muertos celebran los goles y los vivos vienen muertos