Los Veranos



Soleados, nublados, sofocados.
De tu mano, o a tu espaldas, efímeros y silenciosos.
Melancólicos, hasta incluso a veces otoñales.