Casualidad como destino







Convencidos, como yo de que un encuentro casual, era lo menos casual en nuestras vidas, y que la gente que se daba citas precisas es la misma que necesita papel rayado para escribirse o que aprieta desde abajo el tubo de dentífrico.